Con la pluma de Cervantes:
DE VENECIA AL POTOSÍ

Quince años antes de publicar la primera parte de su novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, exactamente el 21 de mayo de 1590, el Manco de Lepanto, con cuarenta y tres años de edad y en bancarrota tras haber pagado por su rescate y el de su hermano de manos de los moros,  como el Quijote y sus molinos de viento, había solicitado a la corona española un puesto como Corregidor en la ciudad de La Paz, Bolivia.

Bolivia, considerado un país de riqueza inefable por sus minas de plata, tenía un efecto efervescente en los imaginarios españoles y europeos de la época.

Y aunque Cervantes nunca hubiera pisado suelo boliviano, como ávido lector de “Las crónicas de Indias”  y amante del Bel Paese, fue a través de la voz de Alonso Quijano que conectó Venecia al Potosí:

Bolivia, l’opera della Cooperazione Italiana.
Günther Pariboni (Il documentario sull’attività della Cooperazione Italiana in Bolivia, nella città di Potosi)
www.youtube.com/channel

don-quijote-10

“Si yo te hubiera de pagar, Sancho, conforme lo que merece la grandeza y calidad deste remedio, el tesoro de Venecia, las minas del Potosí fueran poco para pagarte”

Porque del Sumaj Orcko (Cerro Hermoso en Aymará), también llamado Photojsi, la mina de plata más grande del mundo, se hablaba con avidez y asombro en los corredores de las cortes europeas.

Monte Excelso,  Cerro Madre y Cerro Rico, como se le conocería más tarde, daba sombra a la ciudad de Potosí que creció en sus faldas y escarbó en sus entrañas ríos de plata.  Y esa riqueza extraída al cerro era tal que permitió financiar las guerras de media Europa, dar impulso a la naciente economía, financiar la disparatada búsqueda de El Dorado.

Imágenes Wikimedia Commons / Canva

El hecho de que Cervantes las inmortalizara  para la posteridad, gracias al humor del hidalgo, es una curiosidad literaria que une dos tierras tan aparentemente lejanas: Bolivia e Italia.

Nunca hubiera sospechado Cervantes, con su férvida imaginación, que lo que en 1590 le negara el Rey Felipe II se lo concedería, trecientos setenta años más tarde, el entonces presidente de Bolivia, Víctor Paz Estenssoro quien, el 19 de octubre de 1960. Emitió un decreto para nombrar “Corregidor Perpetuo de la Ciudad de la Paz a Don Miguel de Cervantes Saavedra”.

Las relaciones entre italianos y bolivianos se remontan atrás en los años, enriqueciendo ambas culturas que se nutren juntas de la belleza y la fuerza de sus tierras.

potosi-ago-2017
don-quijote-5
don-quijote-13

¿Tienes ancestros italianos? Déjanos ayudarte a descubrir si tienes derecho a la ciudadanía italiana por vía judicial completando nuestro formulario  studioandino formulario

INSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

#Bolivia #donquijote #eldorado #Bolivia #Italia #Venecia #ciudadaníaitaliana