BELLO E BEN FATTO

El ADN de los productos italianos que permiten exportar belleza y funcionalidad en un mundo post-pandémico

Cuando Italia revela los orígenes de un producto italiano, encuentra un ángulo singular que permite contar una historia única dándole un valor agregado al objeto mismo. Esta característica nace del gusto por la vida misma que los italianos inculcamos en todo lo que hacemos y es, desde hace ya algún tiempo, el sello que identifica los productos italianos en el mundo. Es, en definitiva, el ADN de productos industriales o artesanales italianos que infatúan al consumidor a lo largo y ancho del globo.

Made in Italy, The best Brand
www.youtube.com/channel

Sin embargo la importancia del lado estético de los productos, de su belleza, no es algo nuevo en estas latitudes. Somos un pueblo acostumbrado a “exportar” belleza y lo hemos venido haciendo por siglos. Ya en el Renacimiento nuestros pintores, escultores y arquitectos eran requeridos por mecenas de toda Europa para llevar esa belleza a las cortes.

Pero volviendo a tiempos más recientes, baste pensar en lo que hizo Alessi en los años 60, con su estilo sencillo e irónico que logró que sus utensilios de cocina se volvieran icónicos al conjugar belleza y funcionalidad, transformando  lo ordinario en extraordinario.

De ahí la importancia del BBF (bello e ben fatto) como elemento competitivo del Made in Italy.

Los productos italianos han sabido granjearse un nicho en el mercado mundial internacional por el simple hecho de ser hechos en Italia. El sello Made in Italy garantiza calidad en los materiales, belleza, funcionalidad, diseño, atención al detalle, lo que lleva al consumidor a pagar más por sus productos que por otros similares pero que no son del Bel Paese.

Este valor no solo económico sino también inmaterial del BBF es el motor detrás de  ganancias de alrededor de 135 mil millones de euros, según el reporte de Cofindustria de 2021.

De acuerdo con el reporte, los sectores  de Moda, Alimentación y Mobiliario son aquellos que representan mejor esta tendencia del BBF y aportan una cantidad sustancial al PIB del país, y sobre los que reposa la esperanza de una recuperación económica, después del caos portado por la pandemia, para la economía italiana.

Para seguir estando a la vanguardia y difundir la excelencia italiana no basta con imprimir la bandera italiana en las confecciones o los artefactos, es necesario reconectarnos a ese ADN del Bello e Ben Fatto y conquistar el futuro.

¿Tienes ancestros italianos? 

Déjanos ayudarte a entender si tienes derecho a la ciudadanía italiana por vía judicial visitando www.studioandino.com

#Dolcevita #italia #italianos #culturaitaliana #dobleciudadania #ciudadaniaitaliana #studioandino #italiani-world.org #bello&benfatto #design #calidad